444666067484770
 

Artículo.

  • Editorial Ciencia Sí

¿Qué es la ciencia?

Suena a una pregunta fácil de responder, pero en realidad es más compleja de lo que parece. Para iniciar, es importante contextualizar los primeros descubrimientos que dieron paso a lo que ahora conocemos como ciencia.


Figura 1. Breve repaso de los avances en la historia de la ciencia: 1. El primer sistema numérico (del que se tiene registro) en la cultura sumeria en Mesopotamia. 2. Material que evidencía las primeras cirugías médicas hechas por los egipcios. 3. Invención del papel y la imprenta en la antigua China. 4. Avances de la filosofía y matemática en la antigua Grecia. 5. Desarrollo en la agricultura y astronomía por las civilizaciones Azteca, Maya e Inca.

El término ciencia tiene su origen del latín scientia que significa conocimiento, concepto que el ser humano ha tratado de construir mediante la proposición de ideas para deducir y explicar fenómenos. Actualmente, se considera ciencia a la generación de conocimiento a partir del método científico, que en términos generales está conformado por las siguientes acciones:


Observar: Ver cuidadosamente el sujeto, fenómeno u objeto de estudio.
Establecer el problema: Definir qué es lo que queremos conocer.
Hipótesis: Plantear una posible explicación al problema.
Experimentar: Diseñar y ejecutar ensayos que pongan a prueba el fenómeno a estudiar.
Analizar: A partir de los resultados obtenidos, identificar patrones, tendencias o anomalías que expliquen los cuestionamientos establecidos.
Concluir: Aceptar o rechazar la hipótesis de acuerdo con los resultados obtenidos.

Este mecanismo se ha moldeado a lo largo de la historia, pero tiene sus orígenes en la naturaleza del hombre, ya que el motor que opera la generación de conocimiento es la curiosidad, deseo que cobra un auge en las primeras etapas de la vida, la niñez.


Ciencia en construcción


Cuando se camina por el sendero de la ciencia se recomienda mantener una actitud crítica y tener la mente abierta al hecho de que los datos con los que se cuenta hasta el momento pueden no representar la realidad completa. La ciencia no es perfecta, está sujeta a la interpretación humana lo que no la exenta de desaciertos, es un proyecto en construcción del cual la humanidad tiene la responsabilidad de reducir el número de errores para mejorar el entendimiento del entorno.


Matices claroscuros en la vida científica


La ciencia también es resistencia, pasión y dedicación. Implica noches de frustración, lágrimas derramadas por éxitos y fracasos, inseguridades y egocentrismos. Actualmente, quienes deciden dedicarse al quehacer científico asumen un trabajo hermoso y siniestro a la vez, ya que son ellos los constructores y poseedores del conocimiento. Sin embargo, nuestra responsabilidad como jóvenes científicos y científicas es generar una ciencia que comprenda los procesos culturales de las poblaciones y sus necesidades, en donde la sociedad sea la coproductora del conocimiento científico. La ciencia debe ser el vehículo que nos permita construir una sociedad más justa, equitativa e inclusiva. Es indispensable forjar un mundo donde quepan y sean reconocidas todas las formas de hacer ciencia, la de los pueblos indígenas, la de los campesinos, las mujeres, los niños y niñas; movamos a la ciencia de su definición, apropiémonos del lenguaje científico y hagamos de él un lenguaje más comprensivo para todos y todas.


Editorial Ciencia sí

blog@cienciasi.com