444666067484770
 

Artículo.

  • Maryjose Leyva e Iván Iniesta

Poda sináptica

¿Alguna vez te has preguntado si nuestro cerebro tiene un “almacenamiento limitado”? ¿O cómo es posible que puede hacer diferentes funciones al mismo tiempo, teniendo tanto trabajo organizando información? Mientras nosotros escribimos este artículo, nuestro cerebro se está encargando de llevar a cabo muchos procesos que tienen que ver con la respiración, digestión, circulación, movimiento y análisis de información. Estas acciones fueron aprendidas por nuestro cerebro desde antes de nacer y conforme fuimos creciendo, este órgano fue llevando a cabo un tipo de “eliminación” de información excesiva que ya no era tan relevante para interactuar con nuestro ambiente; todo esto con el único objetivo de procesar información de una manera más rápida y eficiente.


¿Qué es la poda sináptica?


Si queremos llevar información desde México hasta China, la mejor ruta para hacerlo sería aquella que tuviera el menor número de paradas posible, para que el tiempo fuera menor. Bueno, pues bajo ese mismo punto de vista, nuestro cerebro hace esta “eliminación” de paradas, sólo que en el cuerpo humano las paradas se reemplazarían por las sinapsis, es decir la conexión de una neurona con otra. Este proceso es llamado poda sináptica y tiene como objetivos:

  1. Ahorrar energía al llevar información de un sitio a otro

  2. Reducir el tiempo en el proceso

  3. Conectar con todos los “sitios” necesarios de forma adecuada.


En pocas palabras, la poda neuronal o poda sináptica es un proceso de selección cerebral que le brindará un mejor funcionamiento al cerebro.



Pero ¿cuáles son estos “sitios” tan importantes a los que tiene que llegar la información?



Conexión neuronal: Sinapsis

Las neuronas, las cuales son un tipo de células que existen mayoritariamente en el sistema nervioso central (aunque tenemos neuronas en otras partes del cuerpo), y que a través de la constante comunicación entre ellas se recibe, procesa y transmite información.

Ahora bien, ¿cómo es que las neuronas se comunican entre sí? Esto lo hacen mediante un proceso llamado sinapsis, en el que a través de mensajeros químicos (llamados neurotransmisores), los cuales son liberados debido a una corriente eléctrica, es que se le transmite el mensaje a la neurona receptora de la acción que tiene que realizar. De esta manera, al conjunto de conexiones que existen entre unas neuronas con otras por medio del proceso de sinapsis, se le llama circuito neuronal.



Durante las primeras etapas de la vida (primeros 2 años) los seres humanos exploran y aprenden a pasos agigantados acerca del medio en el que viven, al mismo tiempo, se crean un gran número de conexiones neuronales llegando a ser casi el doble que en la etapa adulta. Para regular este mecanismo, el cerebro usa como herramienta de refinamiento y madurez a la poda sináptica de una manera competitiva, manteniendo hasta un 50% de las sinapsis existentes en la pubertad (alrededor de los 12~13 hasta los 18 años aproximadamente).


Estructura de una conexión sináptica

Sin embargo, la poda sináptica no es un proceso exponencial, sino un proceso selectivo y gradual que va en función de la región del cerebro sobre la que se realice esta poda. Es tal la selectividad del proceso que se desarrolla en dos fases junto con la ayuda de las células gliales (conjunto de células que establecen un soporte estructural y nutricional para las neuronas).





La primera fase sucede desde la infancia hasta la pubertad y tiene como objetivo la madurez de procesos motores y sensitivos. Por otra parte, cuando las personas llegan a la adultez el cerebro sigue creando conexiones, por lo que la segunda fase de poda sináptica entrará en funcionamiento, sin embargo, el proceso de maduración/refinamiento ahora irá principalmente encaminado a áreas neuronales de memoria y aprendizaje.



¿Cómo es el proceso de eliminación de sinapsis?


La selección para llevar a cabo la eliminación de sinapsis se enfoca en procesos de memoria y aprendizaje, pues estos circuitos neuronales son reforzados constantemente, por ejemplo, el aprendizaje de un nuevo idioma, que con la práctica repetitiva será relevante para ser mantenido y refinado. Esto se dará mediante el incremento de potencia de los circuitos sinápticos (la cual es mínima comparada con la de una batería triple A) o por el contrario, cuando aquellos circuitos no sean utilizados frecuentemente como llega a pasar con los nombres de personas que no frecuentas, entonces ocurrirá el debilitamiento y subsecuente eliminación de los mismos (la poda).


De esta manera la poda sináptica se basará en asegurar o eliminar la permanencia de estos circuitos neuronales en la memoria o alguna otra área cerebral de importancia. Los procesos de potencialización impulsarán las espinas dendríticas (extremidades de la neurona, con las que se unen a otras neuronas para hacer una cadena) y así mismo incentivarán y motivarán la consolidación de la sinapsis, mientras que, la eliminación lleva al encogimiento y pérdida de estas espinas dendríticas.


Poda sináptica. a) Estado de la neurona previo a la poda. b) Acción de la poda sináptica (eliminación). c) Potencialización del circuito (permanencia).

En conclusión, la poda sináptica que se lleva a cabo desde las primeras fases después de nacer hasta la pubertad tiene la función principal de desarrollar sinapsis maduras en procesos de movimiento y sensoriales. Mientras que, la poda sináptica que tiene lugar desde la adultez temprana hasta el envejecimiento, su objetivo es generar sinapsis maduras en circuitos de aprendizaje y memoria para interactuar eficientemente con nuestro entorno y procesar información de una manera más rápida y eficaz.


Más información


1. González, M. F. (2021). Implicaciones del envejecimiento en la caracterización de espinas dendríticas, en la señalización neuronal, en el aprendizaje y en la memoria en la corteza prefrontal (Tesis de licenciatura. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla Facultad de Medicina, México. https://repositorioinstitucional.buap.mx/bitstream/handle/20.500.12371/14001/20210428083706-3842-TL.pdf?sequence=1


2. Barcielas, A. Kahn, J.P. (2021). Origen de la psicosis. En N. Rahman, S. Daboul, S. Boka, E. Malaspina. (Eds), Comorbilidades en trastornos psicóticos (1ª ed., pp. 13-31). Elsevier, ISBN: 978-0-323-68309-8



Maryjose Leyva

leyva.al.maryjose@comunidad.unam.mx

Instagram @od.leyva


Ivan Iniesta

ivanib260201@gmail.com

Instagram @ivan_ini