Articulo.

Nanorobots en la medicina ¿buenos o malos para la sociedad?: una breve introducción

Desde el año 2000 se hablaba de algo más allá del diseño de computadoras más rápidas, se hablaba sobre la nanotecnología, afirma Mario Molina para el Boletín Sociedad Chilena de Física. Esta innovadora ciencia es capaz de modificar las propiedades de los materiales a un nivel más allá del microscópico. Desde aquel año, ya se investigaba arduamente esta nueva ciencia, creando una delgada línea que separa el mundo macroscópico y el mundo nanoscópico, porque cada parte se rige por leyes físicas propias. Un ejemplo de estas investigaciones es la llegada de los nanorobots, que pueden ser definidos como nanoestructuras con comportamiento inteligente. De manera más precisa, los nanorobots se basan en un ensamblaje de varios componentes de tamaño molecular (por esta razón también son llamados máquinas moleculares), que están diseñados para sensar, procesar información, señalar y actuar de acuerdo con los estímulos externos que reciban en forma de energía.


¿Cuáles son sus propósitos?

Principalmente, la “nanorobótica” en la medicina se centra en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. Los nanorobots podrán revolucionar la medicina y salvar vidas porque están diseñados para viajar al lugar indicado con el fin de destruir virus o células cancerosas, o incluso reparar los tejidos del cuerpo humano para mejorar la calidad de vida de las personas. Gracias al nivel diminuto de estas partículas fabricadas de aproximadamente 300-400 nanómetros, más pequeñas que algunas bacterias, es que lograrían viajar por el cuerpo humano con mucha facilidad y al mismo tiempo llevar medicamento para ayudar a curar alguna enfermedad, así como la quimioterapia, afirma Samuel Sánchez líder del proyecto Teranobots de La Caixa.

¿Serán positivos o negativos?


La nanotecnología permitirá avances para un mejor diagnóstico, más tratamientos de enfermedades y nuevos instrumentos para la industria médica con ayuda, por ejemplo, de nanorobots. Se pretende que estos dispositivos sean capaces de desplazarse, aplicar fuerzas, transportar sustancias, coordinarse con otros nanorobots, procesar información y tomar decisiones lógicas. Por todo lo que representa esta novedosa tecnología, es clara la existencia de ideas negativas sobre esto, considerándola perjudicial y peligrosa para la humanidad que piensa que lo nuevo y desconocido, en este caso la nanotecnología, va a salirse de control y destruir todo nuestro planeta. Por otra parte, también existe la idea de no rechazar esta nueva ciencia, al contrario, hay quienes apuestan en invertir en ella para desarrollar tecnología. Por ejemplo, las empresas de IBM, PARC, Hewlett Packard, Laboratorios Bell e Intel Corporation, han mostrado su interés en participar en las investigaciones de este tipo, para que se siga desarrollando investigación en todos los ámbitos, no sólo en la medicina.


Fernanda Piña

fernandapinad@gmail.com

Instagram @feernanda.pina