Articulo.

La ciencia detrás de la restauración de arte

¿Has intentado hacer un tutorial de "Hazlo tú mismo" (o DIY por sus siglas en inglés)? Cualquier persona con acceso a internet ha visto estos tutoriales que nos animan a hacer cosas que antes sólo expertos podían realizar. El caso de la restauración de arte no está aislado. Más adelante, te enseñaremos errores fatales de restaurar obras sin tener la formación adecuada y te platicaremos más de esta profesión tan poco conocida. La restauración es una ciencia enfocada en devolver la legibilidad a las obras de arte y permitirles una mayor vida temporal que llegué a nuevas generaciones, a través de la conservación y la mínima intervención para su preservación. Está basada en los criterios establecidos en la ética de la conservación y restauración, que se rigen por los siguientes principios: reversibilidad, afinidad de materiales, visibilidad, durabilidad y respeto a la historicidad de la obra.

Relación Ciencia - Restauración La restauración es una profesión de campo formal, la cual requiere de un estudio especializado a nivel licenciatura, maestría o inclusive doctorado. Esto es importante, ya que conceptos de varias áreas son necesarios para preservar el arte correctamente. Por ejemplo, la química interviene para determinar la exactitud de los componentes químicos en una obra, lo cual es vital para evaluar la interacción y reacción de un material con otro. La física, es útil para calcular la estabilidad de los materiales ante los fenómenos naturales o artificiales de cambio. Por otro lado, las ciencias naturales, como la biología, ayudan a comprender qué factores del medio ambiente pueden afectar la obra (humedad, microorganismos, clima o compuestos segregados de algunos tipos de animales, etc.). Finalmente, hasta la antropología e historia son vitales en un restaurador, ya que entender cómo se entrelaza la investigación de una obra de arte con la humanidad es un apoyo esencial para conocer la procedencia de la obra. ¿Quién puede hacerlo? Restauradores profesionales, quienes pueden tener distintas especializaciones: restauración de metales, cerámica, textiles, papel, pintura de caballete, mural, esculturas, entre muchas otras. Así como hay especialidades médicas, hay especialidades en restauración. Saber los síntomas de una enfermedad no significa que la tengas, necesitas de un médico que pueda ayudarte a ver qué tienes en realidad. Se puede decir que una obra de arte dañada por diversas causas es un paciente con ciertos síntomas y por lo tanto cada caso como en los humanos es único. El procedimiento de restauración puede ser similar, pero la cantidad y materiales pueden variar, por ello podríamos considerarnos (los restauradores) como médicos del arte. Errores garrafales de conocimiento público Existen ya varios casos conocidos de restauraciones mal desempeñadas por falta de conocimiento de la materia y suposición de que es una labor sencilla sin gran razonamiento previo. La nula ética profesional de no saber rechazar aquello que no se sabe trabajar ha dejado como consecuencia la pérdida de bienes culturales importantes en la historia. Por ejemplo:


Ecce Homo de Borja. Intervención inadecuada en 2012 por Cecilia Gimenez.

Autor: Elías García Martínez Año: c. 1930 Titulo: Ecce Homo de Borja Técnica: óleo sobre revoque y yeso