Articulo.

Guerra intrabacteriana: Heroínas sin capa Vol. 2

Todos los organismos vivos producen proteínas antimicrobianas. Dentro del sistema inmune de las células eucariotas, se cree que estas proteínas funcionan como primera línea de defensa para proteger a su huésped (célula, órganos, cuerpo) contra intrusos hostiles.


Las bacterias tienen dos tipos de proteínas antimicrobianas:

● Las que se sintetizan en el ribosoma (Bacteriocinas).

● Las no sintetizadas ribosomáticamente (NRPS) sin genes que regulen su estructura.




El término bacteriocinas se define como un grupo de péptidos (conjunto de aminoácidos que conforman a las proteínas) con acción antimicrobiana de origen bacteriano, debido a su capacidad de reconocimiento de la misma bacteria de la cual nació. Su obtención ocurre de forma natural durante el desarrollo bacteriano o al final. De acuerdo con Joel Edmundo López el 99% de las bacterias producen al menos una bacteriocina. La función principal de las bacteriocinas con respecto a su capacidad de matar está directamente asociada con el mantenimiento de la población para reducir el número de patógenos del ambiente que atacan el cuerpo.




Las bacteriocinas tienen distintos mecanismos de acción y se pueden dividir en:


Las que matan a sangre fría (efecto bactericida directo con el patógeno).
Las que siempre buscan ganar (inhibición competitiva).
Las que modifican la respuesta del sistema inmune (modulación)

Para entrar propiamente en materia recordemos que las bacterias ácido-lácticas (BAL) son un grupo de bacterias que se ocupan de la descomposición de material vegetal y frutas, también se encuentran en productos lácteos, carne y pescado fermentados, cereales, bebidas fermentadas, aguas residuales y en cavidades de seres humanos y animales. En los seres humanos, habitan particularmente en la cavidad oral, el íleon, el colon y son los organismos dominantes en la vagina. Debido a los lugares en donde se encuentran este tipo de bacterias, las bacteriocinas han sido estudiadas en la industria alimentaria y se ha descubierto que tienen una gran capacidad de conservación sobre todo en lácteos.


A demás su uso mejora la fermentación de los alimentos y mejora su sabor. Hasta ahora la bacteriocina utilizada en grado alimenticio es la Nisina pues es capaz de adaptarse a altas temperaturas de calor demostrando que por su actividad antimicrobiana es una alternativa a los conservantes químicos.


Las bacteriocinas como bioconservantes son seguras para el consumo humano, tienen efectos mínimos sobre la microbiota humana, son efectivas contra patógenos alimentarios/ microorganismos de descomposición y estables en la matriz alimentaria en la que se emplean e incluso pueden requerir resistencia al calor.




¿Esto significa que las bacteriocinas pueden ser una alternativa a los antibióticos?

¡Oh sí!



Karla Medina

Médico en pasantías y editora Ciencia sí - Ciencias de la salud

Instagram @borderdian



Referencias


1. Chikindas, M. L., Weeks, R., Drider, D., Chistyakov, V. A., & Dicks, L. M. (2018). Functions and emerging applications of bacteriocins. Current opinion in biotechnology, 49, 23–28. Recuperado de https://doi.org/10.1016/j.copbio.2017.07.011


2. Agudelo, N. (2013). Estado del arte de la obtención de bacteriocinas a partir de bacterias ácido-lácticas y su aplicación en la industria de alimentos. Tesis doctoral: Universidad Pontificia Bolivariana. Recuperado de https://repository.upb.edu.co/handle/20.500.11912/1409


3. López M., Joel Edmundo; Ochoa Z., Alejandra; Santoyo P., Gustavo; Anaya L., José Luis; Medina M., Everardo; Martínez T., Miguel; Loeza L., Pedro Damián. (2008). Bacteriocinas de bacterias Gram positivas: una fuente potencial de nuevos tratamientos biomédicos. Revista Mexicana de Ciencias Farmacéuticas, 39(3),49-57. Recuperado de https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=57911110007


4. Lopetuso, L. R., Giorgio, M. E., Saviano, A., Scaldaferri, F., Gasbarrini, A., & Cammarota, G. (2019). Bacteriocins and Bacteriophages: Therapeutic Weapons for Gastrointestinal Diseases?. International journal of molecular sciences, 20(1), 183. Recuperado de https://doi.org/10.3390/ijms20010183


5. Silva, C., Silva, S., & Ribeiro, S. C. (2018). Application of Bacteriocins and Protective Cultures in Dairy Food Preservation. Frontiers in microbiology, 9, 594. Recuperado de https://doi.org/10.3389/fmicb.2018.00594


6. Zimina M, Babich O, Prosekov A, Sukhikh S, Ivanova S, Shevchenko M, Noskova S. (2020). Overview of Global Trends in Classification, Methods of Preparation and Application of Bacteriocins. Antibiotics. 9(9):553. Recuperado de https://doi.org/10.3390/antibiotics9090553


7. Mokoena M. P. (2017). Lactic Acid Bacteria and Their Bacteriocins: Classification, Biosynthesis and Applications against Uropathogens: A Mini-Review. Molecules (Basel, Switzerland), 22(8), 1255. Recuperado de https://doi.org/10.3390/molecules22081255


8. Silva, C., Silva, S., & Ribeiro, S. C. (2018). Application of Bacteriocins and Protective Cultures in Dairy Food Preservation. Frontiers in microbiology, 9, 594. Recuperado de https://doi.org/10.3389/fmicb.2018.00594


53 visualizaciones0 comentarios