Articulo.

Glaucoma: segunda causa de ceguera en el mundo

Actualizado: 9 dic 2021

El sentido de la vista es increíblemente importante para nuestro entendimiento del mundo y forma parte de las diversas maneras en la que podemos relacionarnos con él. Es nuestro principal medio para la adquisición del aprendizaje desde que somos bebés, además nos permite apreciar momentos, personas y lugares de una manera muy especial. Por esto y más, cuidar la salud de nuestros ojos debe ser una prioridad a lo largo de toda nuestra vida.


La OMS declaró en el 2020 que se estimaron a nivel mundial 76 millones de personas afectadas por glaucoma, padecimiento que puede complicarse hasta llegar a una deficiencia visual. Sólo en México, durante ese mismo año se estimaron 1.5 millones de pacientes de glaucoma y hasta 50 mil casos de ceguera causada por la detección tardía de la misma.


En América Latina esta condición está presente en muchos países, distribuida de manera no uniforme. Se estima que por cada millón de habitantes hay 5,000 personas con ceguera y 20,000 con discapacidad visual, en donde al menos dos terceras partes se debieron a causas que pudieron ser tratables como el glaucoma, catarata, defectos refracción, entre otros.


Glaucoma agudo. Créditos Campos Perucho

Por ello el día de hoy te contaré sobre lo que es el glaucoma, sus causas y algunos otros detalles de esta enfermedad que, si no es detectada y tratada a tiempo, puede ocasionarte la pérdida parcial o total de la visión.


¿Qué es el glaucoma?


El glaucoma es una enfermedad ocular silenciosa, progresiva y crónica, asociada a enfermedades sistémicas como diabetes e hipertensión, pero que igualmente puede ser desarrollada por múltiples factores como: los hereditarios (es decir los que se transmiten de padres a hijos), uso de esteroides, defectos refractivos, enfermedades oculares (como uveítis, inflamación de la lámina intermedia del ojo) o problemas genéticos.


Esta enfermedad es asintomática, por lo cual, la persona que la padece no sabe que la tiene hasta que comienza a perder su capacidad visual poco a poco. Al inicio, esta condición pasa desapercibida y es detectada ya hasta etapas muy avanzadas. Sin embargo, cuenta con características específicas que ayudan a determinar si se tiene o no esta enfermedad; como el aumento de la presión intraocular, daño en el nervio óptico (a través del que se envían las imágenes al cerebro) y pérdida del campo visual.

Excavación del nervio óptico. Créditos Campos Perucho

El glaucoma se considera la segunda causa de ceguera irreversible a nivel mundial, comúnmente presentada en personas mayores a 40 años y con una prevalencia en aumento según la edad (dependiendo mucho también de los factores de riesgo con los que cada persona cuente o se exponga). Por ejemplo, para personas de 70 años, la prevalencia es alrededor del 70%. Igualmente es importante considerar que el glaucoma no es un problema de salud exclusivo de los adultos mayores, puesto que también se presentan casos heredables (hasta en un 25%) que pueden surgir en etapas tempranas o que se desarrollan durante el crecimiento de la persona.


Glaucoma avanzado


Cuando una persona afectada ha perdido entre 40 y 60 grados de la periferia del campo visual (el ángulo de visión) y presenta las siguientes señales guía:

  • Tropezar con objetos a su alrededor

  • Dificultad para adaptarse a la oscuridad

  • No detectar personas a su alrededor y pensar que es por distracción

En caso de que la persona padezca alguna o todas ellas se puede decir que ya es paciente con glaucoma en etapas avanzadas. El glaucoma avanzado sólo puede controlarse con ayuda de fármacos que reducen la presión intraocular, aunque en ocasiones cuando ya no es posible controlar esa presión, sólo queda retardar en la medida de lo posible la pérdida de la visión; es por ello que, es de vital importancia conocer la acciones preventivas que se pueden tomar para detectarla y prevenirla a tiempo.


¿Cómo podemos prevenir la pérdida visual ocasionada por glaucoma?


Las evaluaciones visuales (optométricas) periódicas anuales o semestrales para mayores de 40 años de edad previenen la posibilidad de la pérdida total de la visión, gracias a diferentes aspectos que se evalúan en la consulta (como campo visual, presión intraocular, agudeza visual corregida, sensibilidad a la visión fina central y periférica, etc.) y que en conjunto, con las condiciones de cada persona se puede lograr una detección temprana del glaucoma y un adecuado seguimiento de la misma. Recuerda siempre consulta a un profesional.



Maryjose Leyva

leyva.al.maryjose@comunidad.unam.mx

Instagram @od.leyva



170 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo