444666067484770
 

Artículo.

  • Mileva H Llica

Feliz día a toda la curiosidad que llevamos dentro


¡Hola yo soy Mileva!, tengo 11 años, y quiero contarles lo que siento por la ciencia, además de compartirles cómo fue que me acerqué a ella.

Siempre he vivido muy cerca de mi abuelita materna, ella nació en Caylloma, en la sierra de Perú. Yo la veía siempre cómo hacía infusiones de todo tipo con varias plantas medicinales, y cómo cosechaba en su huerto las plantas con las que cocinaba.


Un día, cuando yo tenía cuatro años, me dolía mucho el estómago, el doctor me recetó una pastilla para calmar el dolor, pero mi abuelita, en vez de eso, me hizo una infusión de una planta que se llama “ajenjo”. Era muy pero muy amarga, aun si le echaba mucha azúcar, pero justo después de un rato que la tomé, desapareció el dolor. Yo le dije —¿cómo?, ¿por qué?, ¿qué pasó?—. Ella me explicó que la planta tiene propiedades asombrosas y puede aliviar el dolor de forma natural. Ahora sé que se llama Artemisia absinthium y siempre me ayuda cuando tengo dolor de estómago. Con toda esa experiencia, me llegó una inmensa curiosidad de leer sobre las plantas, así que busqué en los libros de mi casa sobre plantas medicinales y otras plantas también, y comencé a ayudar a mi abuela a sembrar en su huerto. ¡Eso me gustó mucho!



Cuando tenía cinco años, mientras veía una revista, encontré imágenes sobre los agujeros negros, y mi mamá me explicó cómo nada puede escapar de ellos. No entendía mucho del tema, y aún no sabía leer bien, pero cuando tenía alguna pregunta, mi mami siempre trataba de explicarme. Ahí nació mi amor por el espacio y la astronomía.

Más tarde, cuando tenía seis años, empecé a hacer videos para mi familia sobre plantas, animales, planetas, etc. Le pedía a mi mami que me llevara a cursos para aprender más, me gustaba ir a los museos y escuchar a gente profesional en su área sobre los nuevos descubrimientos. Ahí decidí que mi vida estaría dedicada a la ciencia y a la difusión del conocimiento. Actualmente, los temas que más me apasionan, y estoy segura que serán lo que estudiaré cuando sea grande, son la botánica y el espacio.




Me asombra mucho el área de la agricultura espacial, la producción de alimentos fuera del planeta Tierra y los viajes espaciales cada vez más lejos. Al mismo tiempo, me interesa mucho la mejora de los cultivos aquí en la Tierra, ya que muchas plantas son endémicas, o sea de un solo sitio, y no pueden cultivarse en otra parte. A mí me gustaría que alguna planta comestible o medicinal pueda estar en otro lugar para poder ayudar y alimentar a muchas personas.

También, cuando me pongo a pensar en lo inmenso que es nuestro universo, me da un cosquilleo, porque pensar que en otro lado pueda haber vida al igual que nuestro planeta me hace pensar que un día podríamos llegar allí, o al menos avanzar más hacia eso con la tecnología.

En un futuro, me imagino trabajando en investigaciones sobre cómo cultivar en Marte y en la Luna, y utilizar la tecnología para mejorar o crear nuevas máquinas de invernaderos para cultivar sobre la superficie de esos lugares fuera del planeta Tierra. Así, los astronautas que vayan al espacio podrían utilizar dichas máquinas y nuevas investigaciones para poder quedarse más tiempo por allá, ayudando a que la humanidad siga explorando nuevos mundos.

Mi motivación de cada día cuando me levanto es mi familia. Ver a mi mami y a mi abuelita trabajando todos los días para que puedan conseguirme un libro u otra cosa me hace ser agradecida y me pone muy feliz. Quiero que todos los niños y niñas tengan ese conocimiento, y por eso comencé con la divulgación a través de mis redes. Porque sé que las niñas y los niños estamos llenos de tantas preguntas y de tanta curiosidad, además quisiera ayudar a más niños a conocer el mundo de la ciencia, sea cuál sea la rama: el espacio, la química, la física, la biología, etc. Eso les abriría un mundo nuevo a algo tan maravilloso, ya que van a poder responder a muchas de sus preguntas, y un día, cuando sean grandes, podrán ayudar a mucha gente y a nuestro planeta .

Uno de mis sueños es que los niños y niñas comiencen a interesarse por la ciencia desde pequeños, que se rompa ese miedo de estudiar una carrera STEM, y que haya más grupos de niños y niñas que apoyen a otros muchos igual que ellos.

Pienso que el conocimiento debe ser libre y la educación es lo más importante. Con todo eso, la divulgación del conocimiento hacia los más pequeños es aún más importante. Los niños no sólo somos el futuro, somos el presente, porque nosotros podemos también ayudar a otros niños, podemos hacer ciencia, tenemos voz, una voz que a veces es más clara y sincera.

¡FELIZ DÍA DEL NIÑO Y DE LA NIÑA!


¡FELIZ DÍA A TODA LA CURIOSIDAD QUE LLEVAMOS Y QUE NUNCA SE VAYA DE NOSOTROS!



Mileva H Lica

Divulgadora científica peruana de once años, apasionada por la botánica y el espacio.


Facebook: Mileva H Llica

Instagram: @mivispace