Articulo.

El significado del amor




El amor no tiene una definición exacta, varía de persona a persona, donde la cultura juega un papel importante. Este término se ha intentado conceptualizar desde diversas disciplinas, lo que ha influenciado en la transformación de su significado. Poetas, psicólogos, filósofos y científicos escriben un sinfín de apologías sobre el amor. Sin embargo, no existe una definición única para esta palabra. Por ejemplo, los griegos nombraban al amor de diversas maneras, como: eros, ágape, y filia. Ahora, si buscamos una definición biológicamente genérica, el amor es una propiedad emergente producto de un coctel ancestral de neuropéptidos y neurotransmisores.


Evidencia científica apunta a que el amor no es una emoción primaria sino un sistema de motivación, es decir un sistema orientado alrededor de la planeación y persecución de una necesidad o deseo en específico, diseñado para permitir la construcción y mantener una relación interpersonal.


Fisiológicamente, las sensaciones y emociones son resultado de una compleja interacción de moléculas en todo el cuerpo, las cuales actúan coordinadamente para provocar el efecto de mariposas en el estómago o la salivación intensa por aquella persona que nos atrae. Esto se debe a la comunicación entre diversas regiones del cuerpo humano, que es regulada mayoritariamente por dos sistemas, el nervioso y el endocrino. El primero, es el encargado de transmitir información en fracciones de segundo a través de potenciales eléctricos, mientras que el segundo, produce y libera hormonas hacia el torrente sanguíneo para procesos que requieren mayor cobertura o para sistemas regulatorios que sean más prolongados.


Mediante este mecanismo de comunicación y regulación el amor puede dividirse en tres categorías, deseo sexual, atracción y apego. El deseo sexual o también llamado lujuria cuando es llevado al exceso, es controlado por la gratificación sexual, la cual se remonta a las bases de la evolución como una necesidad de reproducción para perpetuar la existencia de la especie. La testosterona y el estrógeno son las hormonas sexuales encargadas de modular este deseo, ambas son producidas tanto en hombres como mujeres en los testículos y en los ovarios, respectivamente. A estás glándulas se les conoce como gónadas, en general tienen dos funciones; la primera es producir células sexuales, óvulos y espermatozoides, y la segunda es sintetizar hormonas sexuales que son necesarias para el funcionamiento de los órganos reproductivos tanto masculinos como femeninos y para brindar características sexuales como la distribución de vello en el cuerpo, embarazo, y lactancia. Este tipo de hormonas pertenecen al grupo de los esteroides, ya que su estructura química es un conjunto de anillos de carbono conectados entre sí.


El esteroide más conocido es el colesterol y es el precursor de todas las hormonas sexuales del tipo esteroide, la diferencia entre ellas recae en los grupos añadidos a los anillos conectados. En general, existen tres diferentes tipos de hormonas sexuales: los estrógenos, progestágenos y andrógenos. El estrógeno principal es el estradiol cuyo rol es coordinar el desarrollo de los genitales femeninos y los pechos. La progesterona afecta al útero en la preparación para y durante el embarazo, y la testosterona que es la molécula principal de los andrógenos promueve la generación de proteínas, el desarrollo de los órganos sexuales masculinos y mantiene el deseo sexual. Las hormonas sexuales son producidas tanto en hombres como en mujeres, ya que la producción de unas depende de la existencia de otras.



Estructura química de hormonas sexuales.

Por otra parte, la atracción involucra un mecanismo de comportamiento de recompensa, en donde una sensación de placer genera la producción de moléculas denominadas neurotransmisores como la dopamina, la norepinefrina y la serotonina. La primera es muy bien conocida por su papel en el mecanismo de recompensa en el cerebro, se libera cuando se realizan acciones que nos hacen sentir bien. La norepinefrina o noradrenalina está encargada de la respuesta de lucha o huida que nos mantiene alerta y está presente en momentos de alto estrés. Ésta tiene una colaboración con la dopamina donde producen mareos, sensación de mucha energía, euforia, apetito e incluso disminución en el insomnio, que pueden llevar a cambios de humor, ya que la producción de serotonina disminuye.


Finalmente, el apego es un factor predominante en relaciones de largo tiempo, esta sensación de apego se presenta en relaciones amorosas, amistades, relaciones madre/padre-infante, entre otras interacciones sociales. La oxitocina y la vasopresina son las encargadas de mediar esta sensación de apego hacia distintas personas en nuestra vida diaria independientemente del estatus que se tenga con ellas.



Si bien, el amor es considerado como un aspecto universal, éste no se puede comprender sin su contexto histórico, geográfico y social. Todos y todas experimentamos el amor de diversas maneras: no es lo mismo cómo se demuestra en Occidente que en Oriente y es diferente el amor del siglo XXI al del siglo XVIII. El amor reduce la necesidad de recibir validación social, lo cual conlleva a la desactivación de áreas del cerebro que controlan las emociones negativas y generan un comportamiento de evasión hacia el asesoramiento crítico social. El amor es un proceso de socialización con los otros y otras, el amor es de todas y todos. ¡Feliz 14 de febrero, día del amor y la amistad!




Comité editorial Ciencia Sí

ciencia.si.blog@gmail.com

Instagram: ciencia_si



Algunas definiciones


Neurotransmisor: biomolécula que permite la transmisión de información desde una neurona hacia otra. Un neurotransmisor al ser liberado sólo comunica a una neurona inmediata, mediante la sinapsis.


Neuromodulador: moléculas que sin ser acumuladas ni liberadas por terminales nerviosas actúan sobre una sinapsis, manipulan la síntesis y liberación de un neurotransmisor.


Hormonas: moléculas producidas por glándulas endocrinas. Las glándulas son órganos capaces de producir sustancias y endocrino se refiere a la capacidad de responder a un estímulo a través de la liberación de sustancias hacia el torrente sanguíneo para que lleguen a su zona objetivo.


Vasopresina: es una hormona producida en el hipotálamo y liberada por la neurohipófisis del cerebro, responsable del equilibrio de líquidos y presión arterial en el cuerpo, pero también está involucrada en el incremento de la preferencia y atracción por la pareja, así como los niveles de cortisol.


Oxitocina: neuromodulador producido en el hipotálamo, pero liberado por la neurohipófisis y que tiene una gran variedad de funciones tales como, actividad sexual, erección del pene, eyaculación, embarazo, contracciones uterinas, eyección de leche materna, comportamiento materno, estrés entre muchas otras.


Dopamina: neurotransmisor producido en la sustancia negra en el cerebro y liberada por el hipotálamo, juega un rol crucial como componente motivacional en el sistema de recompensa.


Serotonina: es un neurotransmisor que se sintetiza principalmente en el cerebro en los núcleos del rafe en el tronco encefálico. Su principal función es la regulación de los estados de ánimo, funciones fisiológicas y conductas. También se le llega a llamar como la hormona de la felicidad.


Norepinefrina o noradrenalina: es una molécula que puede actuar como hormona y como neurotransmisor. Está relacionado con el incremento en el ritmo cardiaco, contracciones musculares en el cuerpo, y reacción de lucha o huida.


Testosterona: hormona sexual producida principalmente en los testículos y ovarios de los hombres y mujeres respectivamente. Es la hormona principal masculina, con bajas cantidades en el sexo femenino.


Estrógeno: hormona sexual producida principalmente en los testículos y ovarios de los hombres y mujeres respectivamente. Es la hormona principal femenina, con bajas cantidades en el sexo masculino.






18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo